Salamanca,  Castilla    
Piedras contra Villalar
/ Martes 19 de septiembre de 2006
 

Las declaraciones efectuadas por el sr. Lanzarote ante una compañía de militares solicitando el cambio de fecha en la celebración del día de Castilla y León suponen la constatación de lo obvio: el supuesto acercamiento del PP a la fiesta de Villalar de la que ha estado excluído durante casi treinta años no ha sido más que un movimiento táctico y deshonesto para presentarse ante la ciudadanía como un partido comprometido con esta tierra y con sus símbolos. Llueve sobre mojado. Nos hemos acostumbrado los salmantinos a tener un alcalde propenso a la astracanada, a la declaración altisonante y a la pendencia. Un día insulta a la ministra, otro niega la palabra en un pleno a una mujer, otro se intenta pegar con un ecologista. Lanzarote no sólo es un alcalde peculiar en sus formas sino profundamente reaccionario. La desaparición del monumento a Francisco Maldonado de su tradicional emplazamiento obedece a un ajuste de cuentas del regidor no con la historia, sino con sus adversarios políticos. Quien en otros lugares de nuestro patrimonio histórico artístico defiende el derecho a la pervivencia de símbolos fascistas como tributo a la historia, no ha tenido el menor empacho en desterrar el busto dedicado por la ciudad al comunero local en 1920.

Hoy es un personaje políticamente amortizado que se aferra al sillón, la pregunta es ¿cuántas memeces, cuántos titulares y cuánto se empañará el nombre de Salamanca hasta que definitivamente este personaje se marche?. Mientras eso ocurre la fama de nuestra ciudad se va degradando por la utilización sectaria y partidista que D. Julián Lanzarote ha venido haciendo de las instituciones; ultimamente ya, sin complejos. Nuestro dilecto alcalde se ha declarado en no pocas ocasiones admirador de la fiestas levantinas y mediterraneas de moros y cristianos, incluso pretendió importarla. No se extrañe el lector. En sus manifestaciones públicas se comporta de la misma manera más como el jefe de un bando que como regidor de Salamanca. En su intelecto solo hay espacio para las posturas maniqueas, o conmigo, o contra mi, o negro o blanco. Se intentó cargar el museo de la Casa Lis, después se señaló la ciudad con carteles para ofendiendo a los visitantes catalanes, deshonró una frase de Unamuno para ponerla al servicio de su partido, podríamos seguir, ocurrencias ha tenido muchas, las hemos pagado y no sólo moralmente. Según un estudio de la Universidad de Salalamanca el turismo catalán ha caído en torno a los 45.000 visitantes. Dinero, a la postre, que han dejado de ingresar los hosteleros y que ha supuesto un grave daño a la economía local.

Hace bien, se sabe impune simplemente porque le vota el 80% de la gente que tiene más de 60 años; curiosamente el segmento de la población que menos formación política tiene, el que menos información maneja, el que es más facilmente manipulable y el que -no lo olvidemos- conforma una porción nada desdeñable del electorado.


Foro Castellano 23 de Abril apoya el software libre SPIP  | Diseño: fc23a | Copyleft