Salamanca,  Castilla    
El impulsor de la operación, principal beneficiario.
Caja Rural del Duero absorbida por una entidad andaluza
Redacción / Sábado 25 de agosto de 2007
 
El proceso de fusión ha estado dirigido por José Millaruelo que obtiene una de las 15 vocalías en la entidad resultante. Las otras 14 continuarán estando en manos de representantes andaluces y murcianos. La Unión Regional de Cajas Rurales de Castilla y León ha criticado en todo momento la flagrante falta de información en el proceso llevado a cabo por iniciativa personal del presidente de la Rural del Duero (J. Millaruelo). URCCyL ha anunciado en días previos su disposición a acudir a la vía penal o a la autoridad monetaria en el caso de que salga adelante esta fusión.

La Asamblea General de Caja Rural del Duero que abarca en su actuación las provincias de Ávila, León, Palencia y Valladolid, aprobó su fusión con Cajamar [1]. La aprobación de la operación - que en sentido estricto supone la absorción de la Rural del Duero por Cajamar - tuvo lugar ayer en Valladolid.

Los socios aprobaron la composición del Consejo Rector de la nueva Cajamar Caja Rural (nótese la desaparición de la referencia geográfica castellana), al que se incorporarán el actual presidente de la entidad vallisoletana, José Millaruelo, como vocal. Una vez que la integración operativa se lleve a cabo, los actuales servicios centrales de la fenecida Caja Rural del Duero en Valladolid se convertirán en la Dirección Territorial Norte de Cajamar Caja Rural.

La Asamblea General, que tuvo lugar en la sede central de la entidad en Valladolid, comenzó pasadas las 12.10 horas en segunda convocatoria y contó con la intervención de un notario, a petición expresa de algunos de los socios opositores presentes en el acto. Estos tuvieron la ocasión de mostrar su discrepancia con el acuerdo tras intentar, sin éxito, impugnar la asamblea por considerarla «ílicita». Uno de ellos fue el presidente de la Unión Regional de Cajas de Castilla y León, Miguel Ángel García Ripollés, quien denunció «vicios consustanciales» al proceso de fusión; «desacertada aplicación» de los artículos 37 y 40 de los estatutos, ya que «no se han respetado los diez días hábiles estipulados entre la publicación de las juntas preparatorias y su celebración».

A estas quejas se adhirieron las de los delegados Eugenio Moretón y Juan José Olea. Según manifestaron, el pasado 7 de agosto reclamaron en la sede de la caja los estatutos que regían la convocatoria y aseguraron que «estos no se corresponden con los que se han aplicado».

Una de las críticas más feroces a la fusión se produjo tras los resultados de la votación, cuando uno de los socios de Peñafiel (Valladolid) declaró que «la fusión es un regalo», y añadió: «Para los empleados siginifica un plato de lentejas con chorizo y para usted -refiriéndose a Millaruelo-, un chófer para que en lugar de viajar a la Alcarria conozca Almería».

A la vista de que las discrepancias no cesaban, [2] José Millaruelo agilizó las ponencias y amenazó: «Nosotros también emprenderemos las acciones legales que estimemos oportunas contra toda la campaña de desinformación que los ’contrarios’ han llevado a cabo». Millaruelo que llego a perder los papeles termnó manifestando que estaba "harto de salvapatrias".

El presidente de la Unión Regional insistió en que la fusión supone el «funeral de nuestra caja» a lo que Millaruelo replicó de forma poco convincente que «la entidad no desaparece y se seguirán celebrando juntas en Valladolid».

El máximo órgano de gobierno del grupo andaluz mantiene inalterados sus 15 asientos, por lo que Millaruelo entrará en sustitución de uno de los vocales actuales, Miguel Zapata. Por su parte Carlos Rico y Jesús Martínez, otros dos directivos de la Rural del Duero, se incorporarán al consejo de Cajamar en calidad de asesores. Es decir, ambos ejecutivos contarán con voz en dicho órgano pero carecerán de voto.

Por su parte, José Antonio Carrizosa, portavoz de la URCCyL anunció también que algunos socios de la Caja Rural del Duero disconformes con la fusión promoverán sus propias acciones y demandas correspondientes al resultado de la Asamblea Extraordinaria de la Rural del Duero ante lo que consideran un "atropello" a sus derechos. Otras reacciones

El presidente de la Rural de Burgos dudó que los «intereses de los agricultores y cooperativistas vayan a ser defendidos por una caja de Almería. La pregunta que hay que hacerse es ¿por qué se hace esta propuesta y cuál es la finalidad ya que en absoluto es una necesidad?.

La Junta de Castilla y León ha respaldado el proceso a última hora en un extraño cambio de criterio sólo explicable desde la peor de las sospechas. Criterio inicial de la Junta pulsar aquí.

A partir de ahora se ultimará el proceso de fusión jurídica y operativa, con la integración del capital y socios que permitirá la expansión de la caja andaluza por el norte de España.


[1] Cajamar es el resultado de la fusión de las cajas rurales de Almería y de Málaga en el año 2000, y de la integración de la cooperativa de crédito agrícola del Campo de Cartagena (Murcia) en 1989

[2] Millaruelo deberá afrontar la querella presentada contra él, como representante legal de la entidad, por un socio y ex consejero de la caja por presuntos actos delictivos -falsedad documental y delito societario


Foro Castellano 23 de Abril apoya el software libre SPIP  | Diseño: fc23a | Copyleft