Salamanca,  Castilla    
Incidente de grado 1
La seguridad de Juzbado en cuestión
Redacción / Lunes 1ro de octubre de 2007
 

La alarma saltó el pasado miércoles, cuando el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) recibió una notificación de la Empresa Nacional de Uranio (Enusa) en la que se informaba de la aparición fuera de su Fábrica de Combustible de Juzbado, Salamanca, de un “pequeño frasco” con 70 pastillas (unos 300 gramos) de dióxido de uranio.

El CSN, tras una inspección sobre el terreno, asegura que este incidente "no ha supuesto ningún riesgo radiológico". Los motivos que sustentan esta conclusión de la institución española encargada de velar por la seguridad de instalaciones nucleares y radiactivas, obedecen a que "el material se encontraba en forma de pastillas cerámicas y el frasco estaba perfectamente cerrado". Sin embargo, el "incidente" ha causado una gran preocupación tanto en la fábrica de Elementos Combustibles de Juzbado, como en el CSN, por tratarse de un material muy sensible, potencialmente muy peligroso, y por lo tanto, sometido a estrictos controles de seguridad y bajo la inspección de la Organización Internacional de la Energía Atómica y de la agencia europea EURATOM.

En este sentido, añade que no hubiera existido impacto alguno sobre las personas o el medio ambiente "en el caso de haber implicado una manipulación del material".

Intensificada la vigilancia

Que el "incidente" le haya sido denunciado a la Guardia Civil también responde al nivel de alerta generado por el suceso. De hecho, en la zona de Juzbado, una población a orillas del Tormes, situada a 24 kilómetros de Salamanca, se ha intensificado la vigilancia y existen controles discretos.

Secretismo y dudas

Pero el incidente de Juzbado desprende secretismo y deja varios asuntos por esclarecer. En primer lugar, con este tipo de materiales no solemos hablar de frascos como los que acostumbramos a ver en el supermercado, sino de blindajes fabricados con plomo y acero de mayores dimensiones. Sin embargo, el Consejo reitera que es un frasco muy pequeño.

Por otro lado, en la fábrica de Juzbado, que produce unas 300 toneladas de combustible nuclear al año, existía una gran preocupación ante la posibilidad de que alguna persona hubiese podido saltarse todos los controles y robar dicho material. El uranio es un material caro y peligroso que, según el grado de enriquecimiento, puede incluso utilizarse con fines terroristas, por lo que se temía -y no se descarta- que este pudiera ser un caso de tráfico de fuentes radioactivas.

El sabotaje, lo más probable

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, cuya prioridad en estos momentos es analizar las pastillas para determinar los lotes de procedencia y procesado, siguen investigando el caso.

A medida que pasan las horas cobra fuerza la hipótesis del sabotaje, ya que, según el CSN, "estas pastillas no son válidas para fabricar armamento nuclear" ni tampoco supondrían otro tipo de riesgos, tanto por su baja radioactividad como por su forma física no dispersable".

"Sería necesario un grado de enriquecimiento del U-235 del 90%, frente al 4% que tienen en este caso. No son aptas para la fabricación de artefactos de dispersión radiactiva como las denominadas bombas sucias", explica la última nota de prensa del Consejo.

Los ecologistas discrepan

Es incierto que las pastillas no sean dispersables en el medio ambiente: si se queman o explotan pueden esparcirse por el aire o por el agua y causar una situación de alarma radiactiva y salud pública. Un material como el hallado en manos de terroristas podría causar estragos. Hay mil maneras posibles de utilizarlo para una mente perversa. Con ellas se puede fabricar una bomba sucia. Manuel Leal miembro de Ecologistas en Acción ha manifestado la honda preocupación que suponen los hechos y que evidencian que a parte de soportar Salamanca una instalación nuclear, la misma ni siquiera es segura.

Incidente de nivel 1

De momento, el suceso ha sido clasificado en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES) con el nivel 1, el más bajo de los siete que existen desde 1990 para catalogar los incidentes acontecidos en instalaciones nucleares. El nivel 1 sólo hace referencia a anomalías que rebasen el régimen de explotación autorizado.

Otras hipótesis

Según ha podido saber Foro Castellano se están barajando otras hipotésis que apuntan a un montaje para desprestigiar a los servicios de seguridad que Enusa tiene subcontratadso con la empresa EULEN. En efecto, ENUSA ha venido presentando algunas denuncias meses atras, sobre la sustracción de material informático. Aunque las denuncias han sido archivadas con las mismas se pretendería poner en solfa la seguridad de la empresa y en definitiva, cambiar la contrata. Esta hipótesis es coherente con la finalidad del robo, dado que el tubo con las pastillas ha aparecido dentro del recinto propiedad de Enusa, si bien lejos de los controles de la fábrica, que habrían sido atravesados, sin dificultades.


Foro Castellano 23 de Abril apoya el software libre SPIP  | Diseño: fc23a | Copyleft