Salamanca,  Castilla    
Una fiesta laica, la de mayor arraigo en Salamanca
Lunes de Aguas
Redacción / Lunes 31 de marzo de 2008
 

Es la fiesta más puramente salmantina. Miles de personas saldrán hoy al campo para conmemorar un nuevo Lunes de Aguas, la celebración que se remonta hasta el siglo XVI y que tiene al hornazo como uno de los protagonistas más destacados. Con pocas probabilidades de lluvia y mejores temperaturas que en la jornada del domingo, se espera que de nuevo la cita tenga un carácter auténticamente multitudinario.

De nuevo, las zonas verdes del entorno de la capital, como La Aldehuela, Huerta Otea, el Zurguén o el Parque Lazarillo en Tejares, serán algunos de los puntos más concurridos, aunque también muchos salmantinos volverán a decantarse por salir a distintas localidades de la provincia para conmemorar el Lunes de Aguas, una jornada que cuenta con la declaración en la capital de medio día festivo, es decir, no se trabaja por la tarde. El Ayuntamiento de Salamanca ha contratado varias charangas -Dulzainera, Sinfonía, Ecklypse, Salmantina, Fénix, Trotamúsicos, La Nueva Impresión y El Carmen - para amenizar la tarde en los distintos recintos. También se ha establecido un refuerzo de los autobuses con destino a La Aldehuela ante el aumento de la demanda de viajeros.

Historia

La legendaria fiesta de la vuelta de las prostitutas a la ciudad pasadas las fiestas de Cuaresma, única fiesta salmantina que ha conseguido permanecer a lo largo de los siglos, pese a que en los años del franquismo se eliminara su significado en la memoria popular. En la tarde del Lunes de aguas la ciudad se vacía; todos sus habitantes salen de ella al campo cercano, para tomar el hornazo, una especie de empanada que contiene lomo, jamón y chorizo. Los salmantinos, sin saberlo durante muchos años, han celebrado la vuelta anual de las prostitutas de Salamanca a la Casa de la Mancebía, tras haber pasado los días de Cuaresma alejadas de su oficio. De este acontecimiento eran protagonistas activos los estudiantes universitarios y las prostitutas. Los estudiantes acudían en busca de aquellas y las acompañaban entre ramos y flores, en las barcas con que atravesaban el río. El resto de los salmantinos participaban de la algarabía con su presencia a orilla del Tormes donde pasaban la tarde.

La Casa de la Mancebía fue concedida como único burdel en 1479 por don Juan, hijo de los Reyes Católicos. El Padre de la Mancebía, a quien se le concedía por concurso la Casa, se responsabilizaba de su marcha y del cumplimiento de las ordenanzas reales que regían su funcionamiento, dictadas para Castilla por Felipe II en 1570. El Padre de la Mancebía debía.contar con prestigio y con la confianza del consistorio del que a veces era diputado. Traslados estudiantiles

Estas ordenanzas reales establecían entre otras normas que las pupilas no deberían estar casadas, ser mulatas, o tener los padres en la ciudad. Tenían que sufrir las visitas del cirujano cada ocho días y recogerse en la Casa para pasar la noche. En fiestas, Cuaresma, cuatro témporas y Vigilia, no podrían practícar su oficio. Por esta razón, el Padre de la Mancebía, conocido vulgarmente como Padre Putas, las trasladaba en Cuaresma a Tejares, una localidad próxima hoy perteneciente a la ciudad de Salamanca.El lunes de la octava de Pascua, el Padre de la Mancebía, acompañado por los estudiantes, acudía a Tejares a recoger a las mujeres, que debían confesarse y comulgar en Salamanca. Por su estado pecaminoso no podían atravesar el puente, por lo que se trasladaban en barca adornadas de ramas y hojas. Precisamente este hecho ha podido dar origen, según algunas opiniones, a la palabra ramera. Los salmantinos acompañaban al séquito y participaban en la fiesta.

La historia de los últimos tiempos hizo que estas costumbres perdieran su significado, aunque no su forma. Y los salmantinos han seguido saliendo todos los Lunes de aguas de la ciudad. Muchos de ellos rieron picarescamente al conocer hace tres años los motivos de la fiesta, cuando el ayuntamieto se propuso difundirlo masivamente y facilitar lugares donde celebrarla, acompañados de charangas.

Mientras tanto una de las gigantillas que salen a la calle en las fiestas de la ciudad ha recordado siempre al Padre de la Mancebía, al que eufemísticamente todos han llamado Padre Lucas, hasta ahora que comienza a recuperar su antiguo nombre de Padre Putas.


Foro Castellano 23 de Abril apoya el software libre SPIP  | Diseño: fc23a | Copyleft