Salamanca,  Castilla    
Polémica sentencia
El TSJ de Castilla y León avala la objeción a Educación para la ciudadanía
La Junta pide tranquilidad a los alumnos
Redacción / Miércoles 23 de septiembre de 2009
 

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) ha reconocido mediante dos sentencias el derecho de objeción de conciencia en Educación para la ciudadanía, con lo que se aparta así del criterio del Tribunal Supremo sobre esta materia.

Las sentencias, de 23 de septiembre y que corresponden a dos recursos planteados en 2008, reconocen en concreto, con un voto particular, el derecho de los padres a objetar y, en consecuencia, a exonerar a sus hijos de cursar las asignaturas conocidas comúnmente como Educación para la Ciudadanía, han informado hoy fuentes del TSJCyL.

Matiza el Tribunal, en nota de prensa, que esta circunstancia se produce sin que la dispensa "pueda tener consecuencia negativa alguna a la hora de promocionar de curso y/o obtener los títulos académicos correspondientes".

"Conflicto moral e ideológico"

La resolución judicial, de la sección tercera de la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJCyL, "sin entrar a valorar intrínsecamente el ideario ofrecido por los demandantes", constata el "conflicto moral e ideológico" que supone para los padres demandantes que sus hijos reciban "una educación contraria a sus creencias religiosas, éticas o morales". La decisión se apoya en la aplicación del artículo 27.3 de la Constitución Española que "garantiza —e impone a los Poderes Públicos— el respeto del derecho de los padres a que sus hijos reciban una educación conforme a sus convicciones".

Entre las razones para reconocer el derecho de objeción, dichas fuentes citan la "intensa carga ética, moral e ideológica de la asignatura discutida", que emplea conceptos "difusos e indeterminados" pero con virtualidad bastante como para propiciar y producir el efecto "indeseable" de incidir en la privacidad e intimidad de los alumnos en fase de formación con arreglo a unos autocalificados "valores éticos comunes".

Argumenta también el "confesado propósito de reconstrucción -no de simple construcción- de valores" en orden a la influencia en los comportamientos y actitudes, habilidades y destrezas de los menores —onciencias, sentimientos, relaciones interpersonales y emociones afectivo sexuales—, comportamientos —no conocimientos— que serán objeto de específica evaluación. Menciona también la "indiscutible" seriedad en el planteamiento del conflicto por los recurrentes, "se compartan o no sus íntimas motivaciones".

Se refiere a "las significativas reservas y advertencias" del pleno del Tribunal Supremo respecto de proyectos educativos, libros de texto y explicaciones, con "continuas llamadas a la más rigurosa y exquisita objetividad, prudente distanciamiento, neutralidad respecto al pluralismo y exposición critica de la materia". Agrega en este sentido que las advertencias del TS se efectúan "a fin de evitar el deslizamiento hacia el adoctrinamiento, proselitismo o captación de voluntades de los alumnos en relación con cuestiones morales controvertidas sobre las que no exista un generaizado consenso en la sociedad española".

Reacciones en la Junta

La asignatura de Educación para la Ciudadanía seguirá siendo obligatoria a todos los efectos en Castilla y León, independientemente de la sentencia dictada hoy por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCYL) que reconoce el derecho a la objeción de conciencia. Así lo ha aclarado el presidente del Gobierno autonómico, Juan Vicente Herrera, quien ha precisado que el asunto será tratado a fondo mañana en el Consejo de Gobierno regional a partir de un estudio que Herrera ya ha encargado al consejero de Educación, Juan José Mateos. El presidente del Ejecutivo autonómico ha señalado que, de la simple lectura de la sentencia, se desprende que "sólo afecta a las familias que presentaron recurso contra Educación para la Ciudadanía", según informa Efe.

Herrera ha asegurado que la Junta de Castilla y León "acata" esta última decisión judicial y la ejecutará, aunque ha recordado que en la propia sentencia se admite que es una resolución contradictoria con la doctrina del Tribunal Supremo.

El presidente del Gobierno regional ha pedido "tranquilidad" a los alumnos y a sus familias, a los que ha recordado que la asignatura se mantendrá como obligatoria, pero con el modelo curricular aprobado por la Junta de Castilla y León, en una decisión refrendada por el Supremo que "excluye cualquier aspecto que pueda atentar contra la libertad de conciencia de las familias".

Para Herrera, la sentencia del TSJCYL confirma que el asunto terminará en el Tribunal Constitucional y esta asignatura seguirá generando "alarma e inseguridad" donde se necesita todo lo contrario. En este sentido, ha considerado que el Gobierno central cometió un "nefasto error" al "empecinarse" en imponer una asignatura que debió ser optativa y de la que se tendrían que haber "podado" algunas partes que pueden interferir en el legítimo derecho de libertad de conciencia de las familias.


Foro Castellano 23 de Abril apoya el software libre SPIP  | Diseño: fc23a | Copyleft