Salamanca,  Castilla    
[foro castellano 23 de abril]
Haz lo que yo diga, no lo que yo haga.
El Juicio por la muerte de un candidato ultraderechista, gay y con novio venezolano, ridiculiza el discurso de la extrema derecha española
El fallecido pertenecía a la ultra Alternativa Española
Redacción / Sábado 20 de marzo de 2010
 

Una historia de amor y fortísimas contradicciones que acabó con la vida de Luis Fernando Rute de 52 años afiliado al partido ultra Alternativa Española, cuya permanencia en éste había quedado obstaculizada por su condición homosexual. Una desaparición, la suya, que se atribuye a su entonces compañero sentimental, el venezolano Gilberto A. N., que lo habría visto por última vez el 21 de septiembre de 2006. Acusado de haberlo asesinado y arrojado al río Tajo tras envolver su cabeza en una bandera española, ha afirmado este lunes en el juicio que no le mató y que dejó de tener noticias suyas cuando éste le comunicó que se iba a un "retiro espiritual".

La historia se hace más compleja cuantos más detalles se conocen sobre esta. El acusado, Jesús Gilberto A.N., de 40 años y nacionalidad venezolana, negó que hubiera matado a su pareja, Luis Fernando R.R., de 52 años, para asegurarse una herencia y ha explicado al tribunal del jurado que la última vez que le vió fue la mañana del 21 de septiembre de 2006 -las acusaciones sostienen que el crimen ocurrió la noche anterior- cuando el fallecido le comunicó que se iba a un monasterio de retiro espiritual.

Según el relato del acusado, para quien el fiscal pide veinte años de cárcel por un delito de asesinato, la víctima quería reflexionar para ver "qué salida le daba" a la situación que se le había presentado después de que en su partido -Alternativa Española, del que iba a ser candidato a la alcaldía de Madrid en las municipales de 2007- supieran de su condición de homosexual.

Según el procesado, su compañero sentimental -con el que convivía desde hacía siete años, aunque precisó que los últimos cuatro años no mantenían relaciones sexuales porque le contagió el Sida y la sífilis- estaba muy preocupado pro un problema con su nueva pareja.

Según relató el procesado, el joven con el que supuestamente iba a iniciar una nueva vida el fallecido, de origen armenio, había enviado un correo electrónico y unas fotografías a Alianza Nacional sobre sus relaciones, lo que constituyó "una bomba".

Jesús Gilberto, que trabajaba como mozo de almacén para una empresa de decoración y que tenía un sueldo de unos 600 euros, dio cuenta de la doble vida del fallecido, hasta el punto, de que -según el procesado- tras aprobarse la ley que permitió el matrimonio entre homosexuales, en junio de 2005, Luis Fernando encabezó una manifestación con el PP en favor de la familia.

Negó también que hubiera asesinado a su pareja, tras conocer las nuevas relaciones del fallecido, para asegurarse la herencia que este le había dejado en su testamento -un chalet de cuatro plantas en Villanueva del Pardillo (Madrid), donde presuntamente se cometió el crimen, además de sus depósitos bancarios-. Luis Fernando R. R era comercial de naipes españoles (la baraja de cartas de Fournier).

Sobre el testamento, el acusado dijo que el fallecido lo firmó después de conocer al armenio (identificado como H.A.) por lo que no temía que la nueva pareja le desplazara económicamente o sentimentalmente. Además, agregó, Luis Fernando le había dicho que se trataba solo de "un calentón" y que no tendría que irse de casa porque él era como de la familia.

El procesado lleva tres años y medio en prisión preventiva, desde noviembre de 2006.

Según las acusaciones, los hechos ocurrieron durante la cena del 20 de septiembre de 2006, cuando el procesado suministró a la víctima un fármaco con efecto hipnótico (benzodiazepina), le propinó un fuerte golpe en la cabeza y envolvió esta en dos bolsas de plástico y en una bandera española con el toro de Osborne para luego arrojarle al Tajo.


Nota de la Redacción

El fallecido era dirigente de Alternativa Española, un grupo ultraderechista menor asentado en torno a la vieja guardia del fascismo madrileño con fuerte financiación y mimado por los medios de comunicación afines (COPE, Minuto Digital, Libertad Digital) en un intento de frenar a sus competidores Democracia Nacional y Frente Nacional en la capital castellana.

En la foto: Luis Fernando Rute (centro) junto a Pio Moa (derecha) y la directora de Minuto Digital Yolanda Morín.


Foro Castellano 23 de Abril apoya el software libre SPIP  | Diseño: fc23a | Copyleft