Salamanca,  Castilla    
Trabajadores Castellanos
Reforma Laboral y Propaganda
Juan P. García
Redacción / Domingo 5 de noviembre de 2006
 

Hace ya unos meses de la entrada en vigor de la nueva reforma laboral. Ahora, gobernados por el talante, con la colaboración siempre astuta de la patronal, y pusilánime de CCOO y UGT se ha efectuado, sin tanto ruido como en anteriores ocasiones, otro ajuste del mercado laboral. Retoque realizado por nuestro bien, que como siempre, recae sobre las espaldas de los trabajadores.

Todas las reformas laborales se han ido planteando con los objetivos de crear mas puestos de trabajo, reducir la temporalidad de los contratos, bajar la siniestralidad, dar trabajo a colectivos desfavorecidos pero la pregunta que cabe hacerse es si realmente se ha conseguido algo de esto. A pesar del optimismo propagandístico que ha acompañado la gestión del ministro Jesús Caldera sobre el particular la realidad es tozuda. Los empresarios han conseguido en cada reforma laboral que los despidos les salgan mas baratos, mayores subvenciones a la contratación, pagar menos a la Seguridad Social, que se le reduzca el impuesto de sociedades; han conseguido la implantación de las ETT; consiguen tipos de contratos ajustados a sus necesidades, etc... En otras palabras los poderes públicos pagan a los empresarios para que nos contraten y a su vez a ellos les resulta más barato despedirnos. Todo ello porque nos han hecho creer a los trabajadores que para que tengamos trabajo la marcha de la “empresa” debe ser cada vez más competitiva, más productiva, más barata, pero en realidad el trabajador jamás obtiene ningún beneficio de dichas reformas, y de ésta tampoco.

Para muestra el botón de los datos de octubre sobre el paro registrado en la comunidad autónoma, donde únicamente en la provincia de Ávila (-1,4%), y subió en el resto de provincias. El mayor incremento se registró en Zamora (5,78%), seguida de Burgos (4,56), Segovia (3,59%), Salamanca (3,47%), Valladolid (3,25%), León (3,14%) y Palencia (2,37%).

El desempleo afecta a los jóvenes menores de 25 años, a los mayores de 25 años y, especialmente, a las mujeres, donde el paro se incrementa en 2.128 personas, un 66,23% del total de las inscritas en las oficinas del INEM.

El mito de la temporalidad y el camino al despido libre

Frecuentemente se escucha a algunas personas indicar que la reducción de la temporalidad es el mejor síntoma de que la nueva reforma está funcionando. Nada más lejos de la realidad. Los cambios operados en la legislación sobre contratación laboral evidencian que el aumento de contratos indefinidos que supuestamente se estaría produciendo no suponen de facto mayor estabilidad en el empleo. Primero, porque la estabilidad en el empleo no depende del contrato utilizado sino de los empresarios. Segundo, porque la reducción de las indemnizaciones por despido convierte la contratación indefinida en un slogan. ¿De qué le sirve a usted estar indefinidamente contratado si le pueden echar con una indemnización ridícula?.

La patronal ha sido otra vez la gran beneficiada de la reforma. Ya lo adviertieron en su momento: “cualquier medida que penalice o limite la temporalidad, sin ofrecer alternativas de flexibilidad, acabará penalizando el empleo”. Su órdago fue muy agresivo, pero muy real: “si las personas asalariadas quieren empleos, tienen que aceptar las condiciones que establecemos para ese empleo". Dicho y hecho. Hay empresas en Salamanca donde no se aplican los Convenios y todos sabemos de una especialmente ligada a un constructor mediaticamente blindado. Según parece ese es el paradigma del futuro laboral que nos espera. Los beneficios empresariales aumentan cinco veces más que los salarios.

Mientras, los jóvenes trabajadores y trabajadoras de Castilla, seguimos situados en el segmento de población con una menor proporción de personas jóvenes emancipadas (33,6%). Esta escasa emancipación residencial es el resultado de la desventajosa posición de los y las jóvenes en el mercado detrabajo. Si bien a lo largo de 2005 y parte del 2006, las cifras de jóvenes ocupados se han ido incrementado, la situación laboral global es más precaria que la del conjunto de jóvenes en el Estado. El mercado de la vivienda con su rebufo de corrupción y de líos urbanísticos tampoco ha facilitado las posibilidades de emancipación pero esa es otra historia y debe ser contada en otro momento. Solo es destacable que Salamanca tiene los convenios colectivos más bajos de la comunidad y los pisos más caros. Sin duda una situación explosiva en cualquier otro momento histórico, pero no ahora.

Caldera, que nunca tuvo pretensiones de ocupar el ministerio que finalmente se le asignó, sabe poco del Estatuto de los Trabajadores, y de las luchas sindicales mucho menos. Todavía es famosa su incursión en la manifestación contra el cierre de la Azucarera. Llegó, vio, se fotografió, se metió en el coche oficial y con la misma, se largó. Los trabajadores y manifestantes se quedaron sólos, a la deriva y sin la inestimable presencia del sr. ministro. Exactamente igual que ahora.


Foro Castellano 23 de Abril apoya el software libre SPIP  | Diseño: fc23a | Copyleft