Salamanca,  Castilla    
Reforma del Estatuto
Villalba y el PP juntos de la mano
Redacción / Miércoles 29 de noviembre de 2006
 

La reforma del Estatuto de Castilla y León estaba condenada a la decepción desde el momento en que el Pp dijo que otra reforma, la de del estatut, se estaba aprobando sin el consenso del principal partido de la oposición, a la vez que acusaba al PSOE de iniciar la disolución del Estado. Desde ese día sudores fríos debieron recorrer las frentes de los asustadizos leoneses que tanto mando tienen ahora en tantos sitios y las consecuencias las sufrimos ahora en nuestras carnes. Casi desde entonces, nos dimos cuenta de que Villalba convertiría la reforma del estatuto de Castilla y León en la moneda de cambio para desvirtuar ese argumento, rebajando, por símbolico que fuera, cualquier atisbo reivindicativo. Lamentamos no habernos confundido.

Un somero repaso a las reformas estatutarias planteadas ultimamente arroja el siguiente saldo: Andalucía realidad nacional, Cataluña realidad nacional, Valencia nacionalidad histórica, lo mismo que Aragón y las que vengan detrás. Todo esto carecería de importancia si no fuera porque en el fondo no estamos hablando sólo de un título, sino de dinero. Así las cosas, la única porción del Estado que sí ha sido nación historicamente, con moneda, ejército y política exterior propia: Castilla, queda relegada una vez más. Ocurrió durante la transición, vuelve a ocurrir ahora. Dijimos hace algún tiempo que Villalba no era de fiar. Alguna gente se sorprendió considerando desmedidas las críticas que hizo foro castellano -en tanto que asociación progresista- al candidato del PSCL. Lo mantenemos. Este Villalba al que se le llena la boca hablando del futuro, de nuestra historia, de habernos colocado en la primera línea del desarrollo autonómico(!) con la reforma estatutaria por él defendida, es el mismo, que en pocas semanas ordenará a su grupo abstenerse en una moción presentada para que la provincia de León sea comunidad autónoma. ¿Como se pueden conciliar ambos discursos sino es desde el cinismo?. Ángel Villalba, aseguró hoy que con la aprobación de la propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía, la Comunidad supera “las diferencias para construir desde el diálogo y el consenso la Castilla y León del siglo XXI”. Mentira podrida. Desde luego la Castilla y León del s.XXI no puede estar representada en sus intereses, por oportunistas que asimilan y defienden como propio un discurso fuertemente reaccionario. La Castilla del S.XXI necesita futuro, políticas específicas, soluciones particulares, imaginación y dinero, nada de lo que contiene la reforma que hoy se ha aprobado.

La financiación de Cataluña ha sido producto de un intenso debate y es formidable para sus intereses, enhorabuena a sus políticos. Valencia ha negociado un estatuto consensuado en el que se defiende su carácter de nacionalidad histórica y una claúsula "Camps" que permite una demanda constante de mejoras. Andalucía recibe desde hace años su deuda histórica, Aragón ya ha puesto en marcha sus planes de comarcalización, mientras aquí, ejem... en esta comunidad de reinos independientes que han contribuído a la formación de España y bla, bla.. nos quedamos al verlas venir. En esencia vivimos en una tierra que se gasta un volumen importante de su exiguo presupuesto en propaganda y en mantener a la casta política que como Angel Villalba, Herrera y algún otro luego dan vergüenza ajena. Porque uno puede estar de acuerdo o no con Maragall, pero merece el respeto del que busca lo mejor para los suyos. Estos de aquí dan pena. Aquí nadie habla de política con mayúsculas como hacen en Cataluña, en Galicia, en Andalucía, en Valencia, en Aragón o incluso en Asturias. La consecuencia no puede ser más funesta: no sueñe usted con mejoras en los servicios públicos dependientes de la Junta porque ni el Pp tiene voluntad de mejorarlos ni, y lo que es más grave, habrá dinero en el futuro para hacerlo. Las hipotecas de estos oportunistas las pagamos los demás. Nadie lo olvide. Nuevamente el Estado restaña sus heridas a costa de nuestros intereses como ciudadanos y como pueblo.

Han manejado el fantasma del leonesismo para frenar las legítimas aspiraciones de esta tierra de poder ser algo mejor y distinto a lo que es actualmente. Siempre lo hacen, lo resucitan puntualmente para recordarnos lo míseros que somos, lo divididos que estamos y las pocas expectativas que podemos albergar, -desde esta situación prefabricada por los mentores de la nueva reforma-, de alcanzar un futuro mejor. Y con esa premisa, una salsa en la que aparece mezclada la derecha reaccionaria, el cantonalismo parafascista y las urgencias del candidato Angel Villalba, está claro que a más no podíamos aspirar. La finalidad de la reforma para Villalba era poder esgrimir el alto grado de consenso alcanzado y lo de menos el contenido. La reforma aprobada tendrá sus efectos a largo plazo y sus deficiencias serán más visibles cuando veamos el despegue de los demás y nosotros sigamos atrancados donde siempre.

Angel Villalba siguiendo las directrices de sus jefes madrileños, deseaba a toda costa un acuerdo con el PP. No le importaba ni el cómo, ni el a costa de quién. Desde el principio se plegó a las exigencias del PP que apostaba por una reforma sin contenido pero cuyo resultado y escenografía final debía estar presidida por la constitucionalidad y el amplio consenso. Y como Villalba nunca defrauda a sus críticos lo que ha hecho es lisa y llanamente allanarse a la reforma que ya tenían en mente los miembros del Pp. Eso, y crear la ficción entre los suyos de haber pactado de una reforma poco menos que revolucionaria que resolverá todos nuestros problemas de forma casi definitiva. Por supuesto que la derecha ha otorgado al candidato Villalba algunas licencias y excentricidades que recoge el texto en relación a la provincia de la que es originario el ex presidente de Caja España. De nacionalidad histórica nada, de financiación menos, pero de inútil y estéril verborrea medieval, de esa, hay para hacer un tratado.

Las Cortes de Castilla y León aprobaron hoy miércoles 29 de noviembre de 2006, con 78 votos a favor de PP y PSCL y uno en contra de UPL la tercera reforma del Estatuto de Autonomía.

Reacciones:

TIERRA COMUNERA

El secretario general de Tierra Comunera, Luis Marcos, aseguró hoy que con la tercera reforma del Estatuto de Autonomía, aprobada hoy en las Cortes regionales, se ha perdido una oportunidad para colocar a Castilla y León a la cabeza del Estado Autonómico.

Marcos, en declaraciones a Europa Press, recordó que cuando se aprobó el Estatuto de Autonomía "Castilla y León era una Comunidad de segunda división y hoy en día se mantiene en esa posición". TC afirmó que ni el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, ni el secretario regional del PSOE, Angel Villalba, "han querido que en esta reforma se reconozca la deuda histórica del Estado con esta Comunidad ni se confirme un sistema de financiación que garantice recursos para la sanidad, la educación o los servicios sociales ni se ha fijado una fecha para abordar la comarcalización".

Por último, Luis Marcos reiteró que se ha perdido una oportunidad "de abordar una reforma más ambiciosa, por lo que los ciudadanos tendrán que seguir esperando".

IZQUIERDA UNIDA

El secretario regional de Izquierda Unida, José María González, sostuvo hoy en las Cortes de Castilla y León que con la aprobación de la reforma del Estatuto de Autonomía se ha perdido una “oportunidad histórica”, ya que la norma “no avanza en el autogobierno, ni tampoco reconoce la deuda histórica”.

COAG

El representante de COAG José Manuel de las Heras afirmó que esta organización profesional agraria "le hubiera gustado" que el nuevo Estatuto de Autonomía de Castilla y León, cuya propuesta de reforma se aprobó hoy, “hubiese sido un poco más reivindicativo”.


Foro Castellano 23 de Abril apoya el software libre SPIP  | Diseño: fc23a | Copyleft