Salamanca,  Castilla    
La Universidad de Salamanca con los represaliados del franquismo
Redacción / Lunes 11 de diciembre de 2006
 

La Universidad de Salamanca rindió el lunes 11 de diciembre, un sentido homenaje a catedráticos, profesores y alumnos de la institución académica que fueron represaliados durante la Guerra Civil. Familiares y allegados de los perseguidos arropados por multitud de asistentes presidieron una ceremonia celebrada en un Paraninfo, ayer, atestado de cámaras.

Como exige el protocolo y en consonancia con el realce que la comisión encargada pretendía otorgar al acto, el mismo contó con la participación de destacados intelectuales extranjeros y con el testimonio y la implicación de miembros del propio estamento universitario.

Luciano Egido, escritor salmantino y premio Castilla y León de las letras, fue el primero en intervenir disertando sobre las represalias acaecidas en la persona del viejo rector universitario, Miguel de Unamuno.

Con un discurso más denso, el profesor de la Universidad de Columbia, Edward Malefakis hizo un repaso de la histora de España y la pugna histórica entre los que cerraron las puertas a las corrientes ilustradas y liberales del pensamiento europeo y los que las abrieron tratando de devolver al país a la modernidad.

Tras una recogida y bellísima pieza interpretada por el Coro de la Universidad intervino con posterioridad el catedrático de Historia de la Medicina, Luis Sánchez Granjel quien hizo hincapié en el miedo como factor esencial en la estrategia de los represores. Miedo originado por la brutalidad de los sublevados que pasó a las familias, a los vecinos, a los compañeros de universidad. Puso el ejemplo de unos facsímiles de medicina realizados por Casto Prieto Carrasco (fusilado en 1936 por el terror falangista) que estuvieron ocultos en la biblioteca particular de un profesor universitario por miedo durante décadas.

El turno de invitados intervinientes fue cerrado por el historiador y premio nebrija de la Universidad, Gabriel Jackson quien conectó enseguida con el público asistente desglosando las causas del enfrentamiento de 1936.

La república tenía razón,

Todo lo que defendió la República en 1936 se ha conseguido hoy, y a tenor del bienestar y la modernización que ha experimentado España, hay que concluír que las reformas sociales auspiciadas por la República eran acertadas. El historiador neoyorquino mostró su confianza en que ’esta ceremonia, con otras muchas que se están haciendo en España, sirvan como reconocimiento pleno a la inocencia y la decencia de miles de personas que fueron fusilados durante la dictadura’.

Gabriel Jackson recordó que el homenaje se hacía a veinticinco profesores ’pero había muchos más, y setenta años es mucho tiempo para conocer la verdad’.

Finalizó el acto con la alocución del Rector de la Universidad de Salamanca, Sebastián Battaner quien aludió al olvido de estos episodios, que calificó de amnesia, pactado durante la transición. Battaner realizó un repaso de los represaliados en otros tiempos, comenzando por una doble alusión realizada sobre los doctores de la Universidad desaparecidos por sus simpatías con el movimiento de los Comuneros de Castilla, las purgas realizadas sobre profesores liberales en el propio estamento universitario salmanticense durante el s. XIX y la represión ejecutada por el franquismo contra los catedráticos y profesores de la institución académica durante el siglo pasado.

No pudimos decir ayer

Santiago Lopez, vicerrector de la Universidad, dio lectura a los nombres de los represaliados, perseguidos y asesinados. Dos alumnos M. Vallejo y S. Polo recogieron su placas en persona. Otros no lo pudieron hacer, Agustín Froufe, Vicente Holgado, Prieto Carrasco, Andrés Manso y otros muchos fueron representados por sus familiares que se mostraron muy satisfechos y orgullosos con el acto. Las ovaciones resonaron en el Paraninfo con la lectura y la entrega de placas a cada familiar. Con el auditorio puesto en pie para escuchar el himno universitario Gaudeamus Igitur que se reserva para las grandes ocasiones, se dió por terminado el emotivo homenaje dirigido a todos aquellos que nunca pudieron hacer suya la frase de Fray Luis de León "como decíamos ayer..".

Entre los asistentes al acto destacaba la presencia de miembros del PSOE local como Fernando Pablos, Gorka Esparza de IU, Angel Gamazo del Foro de Izquierdas-Los verdes, representaciones de los sindicatos progresistas, STE, CCOO, UGT, algunos miembros de organizaciones ácratas, castellanistas, asociaciones de estudiantes, profesores universitarios significadamente progresistas, etc.. La Asociación Salamanca Memoria y Justicia también recibió el justo reconocimiento a la labor realizada durante estos años.

70 años y dos meses después del bochornoso episodio protagonizado por el manco Millán Astray en el histórico Paraninfo universitario, la dignidad volvió a la vieja universidad castellana en una jornada plagada de emoción, recuerdos y justicia.


Foro Castellano 23 de Abril apoya el software libre SPIP  | Diseño: fc23a | Copyleft