Salamanca,  Castilla    
Recorte de fondos agravará la despoblación
Grupos que trabajan por el desarrollo rural podrían desaparecer
Redacción / Martes 9 de enero de 2007
 

El recorte de los fondos europeos destinados a desarrollo rural que experimentará Castilla y León en el periodo 2007-2013 tendrá una influencia más que negativa en el trabajo que actualmente desarrollan los grupos de acción local (GAL). En opinión de Ángel de Prado, responsable de Huebra, reducir el número de grupos por falta de fondos sería una idea totalmente descerebrada, teniendo en cuenta lo bien que han funcionado estas entidades durante los últimos años. Igualmente, José Andrés García Moro, de Princal, asociación que aglutina al 80% de estos grupos, considera que reducir el número de entidades que actúan en Castilla y León «sería como condenar a esos territorios y desahuciarlos». La partida que finalmente ha correspondido a Castilla y León (unos 730 millones de euros incluyendo la modulación) conllevará según diferentes estimaciones una reducción de los GAL a la mitad. Así, mientras en el periodo 2000-2006 la región dispuso de unos 1.555 millones de euros europeos para desarrollo rural (el 10,35% de los cuales se destinó a los grupos Leader+ y Proder), lo que permitió contar con 44 GAL, en el nuevo periodo y teniendo en cuenta que cada grupo funciona actualmente con unos 3,5 millones de euros cada uno, se calcula que tan solo podrían sobrevivir unos 22.

A pesar de que Castilla y León es la región más extensa de España y la que cuenta con un mayor número de municipios rurales, su situación en el próximo periodo no tendrá nada que ver con la de otras comunidades como Extremadura, Castilla La Mancha o Andalucía, que no solo van a mantener su actual número de grupos de acción local sino que incluso contarán con más fondos para aplicar la denominada ’metodología Leader’.

Según Princal, la efectividad de los GAL, que incluso ha sido reconocida en el borrador del futuro Plan Estratégico de Desarrollo Rural que actualmente elabora el MAPA, radica en el hecho de que cubren de manera integral un territorio con un enfoque claramente comarcal. Es decir, en el caso de Castilla y León, cada grupo Leader+ o Proder abarca un ámbito geográfico que comparte las mismas características económicas, sociales, culturales e incluso geográficas, lo que permite a sus responsables planificar actuaciones de desarrollo rural con una visión integral del territorio, su población y sus potencialidades.

Pérdida de efectividad

Otras opiniones señalan que el recorte de fondos de desarrollo rural no solo supondría una tajante reducción del número de GAL, sino que, con toda probabilidad, estos deberían empezar a cubrir un ámbito geográfico mucho más amplio y menos homogéneo, perdiendo su tradicional apego al territorio. No hay que olvidar que en el periodo de financiación europea que acaba de terminar, la actuación de los grupos de acción local abarca el 98,9% del territorio de Castilla y León y al 46,8% de su población, es decir, toda aquella que reside en municipios de menos de 20.000 habitantes.

La única solución pasaría por que la comunidad autónoma aumentara el porcentaje de fondos Feader que se destina a metodología Leader, y que el Ministerio ha fijado en un mínimo del 10%, o bien en que ambas administraciones aumenten finalmente su nivel de cofinanciación, vías ambas muy complicadas de seguir teniendo en cuenta el espectacular recorte de fondos europeos que va a sufrir Castilla y León.


Foro Castellano 23 de Abril apoya el software libre SPIP  | Diseño: fc23a | Copyleft