Salamanca,  Castilla    
Silencios a 30.000 euros.
Los anónimos de la Casa Lis
thermidor
Redacción / Martes 30 de enero de 2007
 

Todavía colea el escándalo sobre los anónimos de la Casa Lis. Ya sabe, aquella genial estrategia ideada desde el ayuntamiento y que consistió en tratar de mancillar la gestión económica realizada por el director de la casa-museo, Pedro Pérez Castro, poniendo en duda la honorabilidad de su persona y la propia superviencia de la principal colección de Art Nouveau y Decó en tierras castellanas. En aquel pulso que el Sr. Lanzarote Sastre echó a buena parte de la sociedad salmantina que desprecia su autoritarismo, se produjo una situación final entre cómica y bochornosa. Sí, la del empleado de la imprenta encargada de confeccionar los escritos, visitando el despacho del Ayuntamiento para cobrar por la edición de los miles de "anónimos" que se buzonearon en la ciudad unos meses antes. Parece ser que desde el Ayuntamiento remitieron al empleado a la sede del PP. Como el escándalo era mayúsculo y amenazaba con trepar al sillón de la alcaldía tras asegurar el sr. Lanzorate que ni él ni su partido estaban detrás del asunto, en el Pp decidieron atajar la polémica buscando un culpable. El chivo expiatorio fue Angel Porras, secretario del Alcalde y encargado como se dice ahora de "comerse el marrón" que actuó [modo irónico activado] por su propia iniciativa, [modo irónico desactivado]. Angel Porras como buen soldado aceptó su suerte sin rechistar. Bueno sin rechistar, pero menos.

Ahora hemos sabido por la Ser de Salamanca, que Angel Porras no desapareció sin más, sino que fue recolocado al frente de un patronato que tenía por objeto la gestión de una herencia, la de Dña. Luisa Fidalgo, en la que se mandataba la construcción de una residencia para las personas mayores de la ciudad. Porras está en el patronato y, por su asistencia a seis reuniones cada año recibe la módica contraprestación de 30.000 euros. Excelente trabajo sin duda. El caso resulta más sangrante desde el momento en que el cobro de dicho sueldo se realiza con cargo a un patrimonio hereditario que tiene por objeto la construcción de una residencia, de la que hasta la fecha, y han transcurrido ya diez años, no se ha puesto ni un triste ladrillo. Tan rara es la situación que diferentes sectores sociales, entre ellos el Obispado de Salamanca que ha sido invitado a incorporarse al Patronato, se niega a participar en dicho órgano.

Como usted se puede imaginar no todos los salmantinos que van al paro tienen la posibilidad de encontrar un trabajo tan suculento. Se cobran 30.000 € por asistir anualmente a seis reuniones y no hacer nada. Quien no querría un trabajo como ese. Dña. Luisa Fidalgo que falleció hace diez años no estaría muy tranquila si viera como se está gestionando su herencia, pero el asunto de los retrasos podría tener explicaciones "urbanísticas" y nos desviaría de la cuestión principal. En efecto, hay que preguntarse con qué aval un señor que ha reconocido ser el autor de unos "anónimos" ha pasado a formar parte de un patronato con tan suculentos sueldos. Obviamente Porras no se fue a la porra, sino más bien fue gratificado con un cargo que no le supone una importante merma econónica respecto a sus retribuciones anteriores. Así todos contentos, Angelito callado, Lanzarote insultando y la sr. Luisa remuriéndose de asco. Si esto hacen con el dinero privado que no estarán haciendo con nuestros impuestos.


Foro Castellano 23 de Abril apoya el software libre SPIP  | Diseño: fc23a | Copyleft